¡Sí, Señor Oscuro!, el juego de rol que te hará reír a carcajadas

¡Sí Señor Oscuro! Con este prometedor nombre se nos presenta un divertidísimo juego de mesa sustentado con poquísimos elementos, pero que nos procura unas más que aseguradas risas en cada partida. Analizando sus mecánicas encontraremos que existe un fuerte componente interpretativo en la esencia de dicho juego. Los jugadores, asumen el papel de una incompetente banda de goblins al servicio del mayor Señor del Mal que el mundo haya conocido; cada uno de ellos interpretará a uno de estos serviles lacayos en una cruzada por cargarle el muerto a sus compinches en relación a una misión encomendada por el Señor, que huelga decir, salió puñeteramente mal. Por lo tanto, un número oscilante de jugadores (de tres en adelante) interpretará, con todas sus consecuencias, a los integrantes de esta inepta banda, a estos se les suma el que interpretará al Señor Oscuro Rigor Mortis.

 

Si señor oscuro 

 

Es cuando todos estos factores se unen, que da comienzo la partida. En ella, tal y como os hemos avanzando, los goblins deberán exculparse ante un inmisericorde e inquisitivo señor oscuro que busca saber quién de todos los inútiles goblinoides es el que le ha jodido. Para lo cual, el Jugador/Master Maligno/Señor Oscuro planteará cual es el meollo de la cuestión que le encabrona, cuestiones de tantísimo calado como: “Por qué la virgen que tenía que llegar al sacrificio de este Jueves ya no es virgen” ó “Quien carajo ha dado de fumar hierbas de los hobbits a mi corcel de guerra”. Tras lo cual, los goblins, tragando saliva sonoramente y cerrando sus esfínteres hasta mínimos históricos, habrán de comenzar a argumentar rocambolescas historias a fin de evitar las iras del Maligno Supremo, y de paso llevarse por delante al prójimo, todo sea dicho.

 

Para ello, no estarán solos en esta imposible gesta que es complacer la sádica curiosidad de Rigor Mortis, ya que para tejer sus embustes disponen de las cartas de Excusa. Estas cartas son el eje central del juego, ya que serán las que, acompañadas de la imaginación de los propios goblins, servirán para construir la defensa que les evite sufrir las malignas atenciones de su Señor, y su consecuente castigo. Basándose libremente en las ilustraciones, los títulos o el pequeño texto de las cartas, los jugadores podrán hilar sus historias con la intención de justificar qué es lo que sucedió y lo que es más importante: Confirmar que tú no tienes nada que ver con todo este tinglado, y desembuchar de paso toda clase de acusaciones acerca de los sórdidos secretos de los otros integrantes de la banda.

 

Como veis, las posibilidades para crear historias son casi infinitas, y las risas están más que aseguradas, ya que la trama irá degenerando rápidamente al ritmo que los jugadores intentan salvarse de la tormenta de tortas que les va a caer, metafóricamente hablando, claro.

 

El asunto no acaba aquí, ya que, sumados a las cartas de excusa, están las de Acción, las cuales marcan en menor medida el devenir de la partida, pero son igualmente importantes. Estas cartas rigen la dirección en la que el goblin “pasa el muerto” a otro jugador, o de igual manera, sirven para argumentar en los turnos de otros jugadores para meter cizaña y, con suerte, tumbar su argumentación a ojos de Su Malignidad.

 

Con todas estas armas a su disposición, comienza una despiadada e hilarante carrera por salir indemne de la escabechina que se avecina. Ya que es competencia del Señor oscuro juzgar las excusas que le van lanzando el resto de jugadores, y es Él, en su Maligna sabiduría, quien castiga con fulminantes miradas a sus lacayos. En cuanto acumules tres, estás definitivamente muerto.

 

Se trata de un juego con un sencillísimo armazón de reglas a prueba de bombas, ya que la autoridad de quien encarna a Rigor Mortis es absoluta, por lo cual, si te desbarras, acabarás cazando. La clave del juego reside en que no hay un vencedor, es más, poco importa, ya que es quien se lleva las tres Miradas Fulminantes el derrotado en la partida, con el consecuente escarnio a posteriori.

 

Si señor oscuro

 

Las partidas son relativamente rápidas, y usualmente, aquel que ha perdido la partida previa es quien ocupa el manto de Rigor Mortis en la siguiente. Lo cual asegura que el nuevo Señor Oscuro disfrutará más si cabe que el anterior apretándoles las tuercas a sus incompetentes lacayos.

 

Como veis, Sí Señor Oscuro es el juego perfecto para aquellos roleros que estén pensando en dar el salto a los juegos de tablero, así como para aquellos que ya llevan su tiempo con estos juegos y quieren probar mecánicas que les aseguren unas buenas risas. En resumen, un juego altamente recomendable que garantiza muchas horas de diversión.

 

Cabe señalar que existe una ampliación de este juego, el Alba de los Héroes. Esta expansión no altera casi un ápice la mecánica de juego y se centra en suministrar una ingente cantidad de cartas de Excusa a los jugadores. Nuevas e interesantes vías para huir de Rigor Mortis. ¡Loado sea el Señor Oscuro!

Sergio

Redactor de Nitrospectiva. Politólogo de formación y apasionado de internet, redes sociales y la tecnología. Juego preferido: Assassins Creed Revelations.

Lo más visto

VOL.2 PROGRAMA #22 Villanos por correo

28.09.2015

Estrenos de cine

Videojuegos

Videojuego
Plataforma

Por favor, ingrese una cuenta de correo electrónico válida.

El código de seguridad no es correcto.

Tu suscripción ha sido recibida correctamente!

CAPTCHA Image

Cargar otra imagen

Escribe los caracteres que ves en la imagen.

Tu votación ha sido recibida correctamente!

Ha habido un error. Inténtalo otra vez.